cierra los ojos y concéntrate en tu

respiración

solo observala, sin cambiar nada

presta especial atención al instante de

calma que existe entre cada inhalación y

cada exhalación

ahora toma una respiración profunda por

la nariz llenando tu abdomen por

completo . Aguanta el aire durante 4

segundos y suéltalo muy lentamente por

la boca

repite este proceso de nuevo. 

no fuerces,

 solo un trata de hacerlo lo mejor

que puedas.

sigue respirando con naturalidad

observa cualquier pensamiento que surja

sin juzgarlo .

solo agradece su presencia y déjalo

marchar. 

Siente como se libera como una

mariposa que se ha colado en tu mente.

no te identifiques con esos pensamientos.

concéntrate en el aquí y el ahora.

si existe alguna emoción en estos

momentos sólo observala .

sin bloquearla.

sin juzgarte por ello .

permítete sentirla.

enfócate ahora en lo que puedes percibir

a través de tus sentidos en este preciso

instante.

escucha con atención los matices de la

música de fondo.

siente el aire que entra por tus fosas

nasales.

percibe el movimiento de tu pecho y tu

abdomen con cada respiración.

siente el calor que existe ahora en los

puntos de apoyo de tu cuerpo.

en esas zonas en contacto con la superficie.

nota el leve roce del tejido de la ropa

sobre tu piel cada vez que respiras.

siente la temperatura del lugar donde te

encuentras.

estás aquí y ahora.

no existe nada más en este momento .

este es el estado de mindfulness

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Nosotros utilizamos cookies para que Ud. tenga la mejor experiencia posible. Si continua navegando, acepta su uso. Puede cambiar la configuración, desactivarla u obtener más información sobre Cookies & nuestra Política de Privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies